Experiencia en el aula de Educación Especial
Escrito por MIRIAM MARIN DE LA TORRE   
domingo, 03 de marzo de 2013
Anticipación de tareas, un método de enseñanza ante el alumnado con TDAH
(Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)Imagen activaImagen activa
Hoy día, la atención educativa hacia los niños con necesidades específicas de apoyo educativo, requiere de una labor interdisciplinar que implica a todo el profesorado que, de forma indirecta o directa, esté implicado en el proceso de aprendizaje de dicho alumnado. Por ello, se hace imprescindible una colaboración con la familia de forma que se lleven a cabo pautas de intervención comunes para conseguir un aprendizaje significativo en el desarrollo de este alumnado.
      Es por ello por lo que la profesora Miriam Marín de la Torre ha querido compartir euna experiencia que tuvo lugar unos cursos atrás en el CEIP Federico García Lorca, de Ceuta.
       En su aula de Pedagogía Terapéutica asistían un total de diez alumnos con necesidades educativas especiales, pero era uno de ellos quien la obligó a compartir esta experiencia dada su efectividad positiva.
       “Nos encontramos ante un alumno de cuatro años de edad diagnosticado con un Trastorno Generalizado del desarrollo que se asocia a un déficit de atención. Entre sus características había que señalar que es un alumno que a comienzo del curso no era capaz de permanecer sentado cinco minutos. Los hábitos de saludo y despedida o aquellos hábitos de escucha ni siquiera eran conocidos por él. Era imposible hacer alguna actividad con lápices o ceras, actividades con el ordenador o cualquier otra que requiriese de un poco de atención. Sólo se podía trabajar actividades con gomets y audiciones", manifestó la docente.
     ¿Qué hacer ante un alumno con estas características? El proyecto de Marín se denominaba Anticipación de tareas” . Decidió hacer tarjetas con fotos de las tareas que se iban a realizar en el aula y otra con su foto y su nombre. Les colocó cinta de velcro adhesivo en su parte posterior así como otra cinta de velcro en la pared frente a su mesa. De esta forma, cuando el alumno llegaba al aula, cogía la tarjeta con su foto y su nombre y la colocaba encima de su mesa y luego se le presentaban las tareas a trabajar, consiguiendo la atención de los profesores.
       Cada vez que se acababa una tarea, éste quitaba la tarjeta y la guardaba. Antes de comenzar se le preguntaba qué es lo que iban a hacer ahora y así el alumno miraba la tarjeta siguiente y ya sabía lo que íban a trabajar. De esta forma, se le iba anticipando la tarea a desarrollar y como eran imágenes reales, le atraían mucho más.

TARJETAS
      Para elaborar las tarjetas primero se deben hacer fotos a todo el material con el que se va a trabajar y luego se elabora la tarjeta con cuadros de textos en el ordenador mediante el uso de Word. Se crea el cuadro de texto y luego se incorpora la foto.
       Una vez que se ha habituado a estar sentado en el aula y ha conocido las diversas tareas que en ella trabajamos, se le quitan las tarjetas durante el tiempo que dura la actividad de modo que, solo se le enseñaran al comienzo de la misma. Progresivamente, se dejan de utilizar las tarjetas porque ya no es necesario anticiparle la tarea para captar su atención.

EVALUACIÓN Y/O CONCLUSIONES

Este método de Anticipación de tareas, como lo ha denominado Miriam Marín, es muy eficiente para aquellos alumnos que manifiestan una atención dispersa y un bajo nivel de motivación ante las tareas escolares. El objetivo es conseguir captar la atención del alumno y habituarlo a estar sentado cuando hay que realizar las tareas de clase; debe conocer las normas de funcionamiento del aula.
      La forma de evaluar este método es mediante la observación del progreso de la conducta del alumno, su participación activa para quitar y poner las tarjetas, el conocimiento de las diferentes tareas, etc.
      El carácter orientador y auto corrector del proceso educativo, al proporcionar una información constante que ofrece el uso de tarjetas de anticipación de tareas, permite mejorar tanto los procesos como los resultados de la intervención educativa .

A mi me ha ido bastante bien y por ello he querido compartirlo con todos vosotros.