Rigoberta Menchú en Jerez
Escrito por crp   
domingo, 05 de octubre de 2008

Image

El pasado viernes los jerezanos recibieron una visita de excepción, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, se dirigía a los jóvenes en una conferencia  de título "Los Derechos de la mujer indígena", enmarcada en el XXII Ágora Juvenil.

Una deliciosa y emotiva charla que logró conmover a un auditorio de jóvenes y no tan jóvenes. Les habló, pero no sólo de la situación de la mujer indígena, ni siquiera centró su discurso en la situación de la mujer en el mundo. Habló de sus heridas, de las atrocidades a las que ha asistido como el asesinato de su familia y su propio exilio  cuando era aún muy joven, o el de varios de sus colaboradores en las últimas elecciones sólo  por cometer la osadía de presentarse como candidata a la presidencia de su país siendo mujer e indígena.  También habló de su dolor, pero sin resentimiento ni rencor. Lanzó a los jóvenes un mensaje de aliento, de fuerza, de entereza, de valor y les recordó la necesidad  de tener memoria histórica sin necesidad de esperar a ser víctimas de abusos.

Y habló de culturas, de la suya, de la sabiduría de los pueblos, de palabras sencillas y transparentes transmitidas a lo largo de los siglos , de una convivencia armónica e imprescindible con la Madre Naturaleza, de valores espirituales, ..."coge sólo lo que te quepa en una mano", decían sus ancianos. Habló de fraternidad, de igualdad, de respeto,..y sobre todo de la necesidad de que los jóvenes de ahora establezcan metas comunes y luchen por ellas. 

Su rostro amable, su sonrisa transparente,  apenas enturbiada  un momento por lágrimas de emoción al remover heridas aún sin cicatrizar, consiguieron acercar a jóvenes muy lejanos a ella en sus experiencias cotidianas y establecer lazos, sin que las diferencias de cultura o de edad obstaculizaran un mensaje dirigido sólo a  conciencias y  corazones.